¡Vamos, chicos, estamos jugando a ordenar!

La limpieza lúdica incluso hace que sea divertido para los niños reacios. Aquí hay cinco sugerencias para (más) el orden en la habitación del niño.

1. crear zonas.
Divida la habitación del niño en tres o cuatro áreas. Dependiendo de la organización de la habitación y de la edad del niño, puede ser una zona de trabajo y de dibujo, un rincón de lectura, un rincón de juegos y, tal vez, un vestuario.

2. establecer reglas.
Los niños necesitan reglas establecidas. Éstas deben ser lo más sencillas y comprensibles posible. Una regla podría ser: La ropa nunca se deja por ahí tirada. Va en el armario o en la cesta de la ropa sucia.

3. desarrollar rituales y hábitos de limpieza.
Haga que el último juego del día sea un juego de limpieza. Las muñecas se van a casa (en el rincón de las muñecas, en la cama de las muñecas, etc.), aparcar los coches – de forma ordenada. Si todos los bloques de Lego se recogen en tres minutos, entonces se pueden leer dos capítulos como un cuento para dormir. Si un rompecabezas no ha sido completado, aclare que puede permanecer allí hasta el día siguiente.

Los niños no son desordenados por naturaleza – sólo entienden el orden de manera diferente a los adultos. Explíqueles por qué es útil ordenar una partida antes de sacar o empezar la siguiente. No espere demasiado de su hijo y ayúdele a ordenar, o al menos a estar con él y motivarlo.

4. ¡limpiar no es un castigo!
Explique a su hijo que ordenar no es un castigo o un trabajo, sino que de hecho es parte del juego.

¡Tenemos una gama de excelentes productos para usted y sus hijos, que harán que ordenar sea mucho más divertido! ¡Descubra las coloridas cajas con winnie the pooh y sus amigos, happy hippos y otros diseños, que simplemente crean un buen ambiente!